121

a ñ o d i e c i s é i s

Tumultoso, complejo, cruel y sorpresivo el dosmildieciséis será recordado por el regreso al establishment, el retroceso en las relaciones (y derechos) humanas, el fracaso (o hastío) de los sistemas económicos imperantes y una vuelta del hombre a ese absurdo afán de repetir errores del pasado. Si la violencia, descontento, ansiedad o desazón estuvieron presentes, coexistieron también con la unidad, la protesta, la búsqueda de libertad y nuevas oportunidades, vamos el buscar renacer de las cenizas. Este clima socio/político/económico tendría (y tendrá) su eco en las manifestaciones artísticas: plásticas, sónicas y por ende cinematográficas. Las propuestas arriesgadas, y la desmitificación (y replanteamiento) de los valores, la sexualidad o los géneros, se impusieron (en calidad y substancia) al cine banal y de entretenimiento. Se presentaron obras inclasificables, entrañables e importantes, no todas ellas valoradas pero si disfrutadas. A continuación, sin orden cronológico, afectivo o de preferencia, mis favoritas del dosmildieciséis.

1. The Handmaiden / Park Chan-Wook / Corea del Sur

the-handmaiden

2. American Honey / Andrea Arnold / USA – Inglaterra

american-honey-0

3. Certain Women / Kelly Reichardt / USA

certain-women

4. The Witch / Robert Eggers / USA – Canadá

Ver entrada 127.

the-witch

5. Cameraperson / Kirsten Johnson / USA

cameraperson

6. Paterson / Jim Jarmusch / USA

paterson

7. Louder than Bombs / Joachim Trier / Noruega

louder-than-bombs

8. Childhood of a Leader / Brady Corbet / Inglaterra

photo by Agatha A. Nitecka please always credit the photographer

photo by Agatha A. Nitecka

9. Moonlight / Barry Jenkins / USA

Ver entrada 128.

moonlight

10. The Lobster / Yorgos Lanthimos / Irlanda – Inglaterra – Grecia – Francia – Holanda

lobstert

90

family matters

stokerbdcap10_originalStoker / Chan-Wook Park / USA / 2013

Con menos de una decena de filmes en su haber y una sólida reputación a nivel internacional Chan-Wook Park es tal vez la punta de lanza de una generación de jóvenes directores coreanos (Corea del Sur para ser específicos) que están conquistando tanto la industria cinematográfica internacional como cuantos galardones son capaces de abarcar en sus brazos. Nombres como Bong Joon-ho, Kim Ki-duk o Kim Ji-woon son parte de este selecto grupo y todos comparten el gusto por un cine hiperestetizado, elegante, pausado, que combina con destreza (y una sutil arrogancia) la tradición poética de su cultura, la más rotunda cotidianeidad y la más descarnada (y explícita) violencia.

El caso específico de Park es muy peculiar. Su ascenso a la élite cinematográfica fué complicado, y después de una desafortunada ópera prima prácticamente abandono la profesión dedicándose a la crítica cinematográfica. Años después retoma el rumbo y filma Joint Security Area (2000) hasta el día de hoy la cinta coreana que más ha recaudado en la historia del asiático país. Sería con la posterior trilogía de la venganza, y en especial con la segunda entrega de la saga (Oldboy, 2003), que definiera su estilo visual, su narrativa cinematográfica y sus constantes temáticas, consagrándose a nivel internacional (apoyado incondicionalmente por Quentin Tarantino que por momentos llegó a parecer su publirrelacionista).

stokerbdcap11_originalTras varios años de coquetear con la industria norteamericana y el glamour hollywoodense, para el 2012 se anunció con bombo y platillo que el coreano filmaría una cinta en Estados Unidos, con un elenco estelar (Nicole Kidman y la ascendente Mia Wasikowska) aunado a un misterioso y atractivo guión, firmado por el actor Wentworth Miller, perteneciente a la famosa black list (listado de los mejores diez screenplays sin producir en la industria de Hollywood). La historia al parecer deudora de los clásicos de terror y del thriller psicológico hitchcockiano (en especial de Shadow of a Doubt, 1943) prometía un éxito de taquilla (grandes presupuestos, caras bonitas y famosas, temática atractiva) y crecientes dosis de hype lo cual cada vez contrastaba más con la reputación,  producción y estilo de Park.

Afortunadamente para los admiradores de sus peculiares filmes y magistral Mise-en-scène, Stoker funge como un ejercicio de estilo más que una cinta de género. De la mano de su fotógrafo de cabecera Chunghoon Chung y musicalizado por el siempre efectivo Clint Mansell, Park utiliza el guión como un pretexto narrativo, como un mero MacGuffin, para dar rienda suelta a una desparpajada y desenfrenada experimentación visual y temática que contrapone algunas de sus constantes como violencia, sexualidad, o desenfreno de sus perturbados y retorcidos personajes con temáticas introspectivas y psicológicas, como la madurez, el autodescubrimiento, la familia (las dinámicas, implicaciones e interacciones del núcleo familiar), el destino, la futilidad y por último, pero no al último, la muerte.

stokerbdcap1_originalBasando la historia en el terror intrínseco, factible, oculto en lo mas profundo de cada uno de los seres humanos, Stoker inicia su relato con la muerte del pater familias de una extravagante, sofisticado y extraño clan. La madre (interpretada ejemplarmente por la Kidman, cuál gélida y glamorosa protagonista de los mejores filmes de Hitchcock) es joven y hermosa pero seria y misteriosa, poseedora de incontables secretos y un cúmulo de emociones reprimidas. La hija (una Wasikowska que parece infalible) es seria y retraída, molestada en la escuela e ignorada en su casa. Al morir el padre aparece un misterioso personaje que resulta ser el hermano perdido de éste, un encantador y atractivo sujeto que despertará las más bajas pasiones en las dos mujeres y que tras su impecable fachada esconde una no tan impecable persona. Como el visitante de Pasolini (Teorema, 1968) la llegada del sujeto será el detonante de la trama, prefigurando un retorcido triángulo de traiciones, crimenes, pasión y sexualidad que terminará en tragedia.

Podríamos enunciar una a una las escenas de la cinta, desde aquella en que vemos el crecimiento de India (la hija) por medio de los zapatos que le regalan el día de su cumpleaños (siempre iguales variando solo la talla) hasta la confrontación de los hermanos en el auto, o la terrorífica ruta al congelador (convirtiendo lo cotidiano en aterrador); pero me gustaría destacar dos que con mano fuerte y magistral ejecución nos dan las pautas (y las pistas) del desenlace (y entendimiento) del relato: la primera cuando el tío Charlie (Matthew Goode) toca el piano a dueto con India. Simplemente observamos a una pareja tocando una melodía, intensa si, pero inofensiva. Lo interesante aquí es como Park utiliza el montaje y la cámara para crear una secuencia cargada de un inusitado y palpable erotismo: sin necesidad de desnudos, caricias, escarceos o cualquier obviedad, la química mostrada entre los personajes habla de una relación especial entre ambos, física y psicológica, una simbiosis entre dos seres que se desean y se repelen por partes iguales, exudando sexualidad en el inter. La segunda es mas atrevida y explícita: India se baña en la regadera, al parecer está llorando, mientras recuerda un crimen que acaba de presenciar; al avanzar la escena nos damos cuenta que no llora sino gime extasiada, masturbandóse al pensar en la sádica acción, y alcanzando el orgasmo al unísono con el rigor mortis del cuerpo de la víctima. Meritorio ejercicio en la filmografía del coreano y un aire fresco en los mohosos filmes de género norteamericanos. Hitchcock estaría orgulloso.

stokerbdcap2_original