98

p s y c h o

Y75ni1PSeven Psychopaths / Martin McDonagh / UK – USA / 2012

Curtido en la escena teatral londinense, el dramaturgo anglo-irlandés Martin McDonagh se ha caracterizado por su estilo In-yer-face, apelativo utilizado por la crítica teatral inglesa para denominar a un conjunto de obras directas, violentas y grotescas que utlizan elementos cinematográficos para impactar e involucrar al espectador. Siempre entusiasta del séptimo arte, y después de involucrase en algunos cortometrajes, rueda su opera prima In Bruges (UK, 2008), aclamado thriller salpicado de humor negro que guarda ciertos paralelismos con la obra de su compatriota Guy Ritchie y del norteamericano Quentin Tarantino. A diferencia de estos dos en que los excesos visuales están a la orden del día (muchas veces injustificados) el cine de McDonagh tiene un fuerte énfasis en el desarrollo de los personajes, herencia directa de su formación teatral, siendo sus guiones una interesante mezcla de film noir con sesudos estudios psicológicos.

Para 2012, y después de casi cinco años alejado del cine, regresa con Seven Psycopaths, una historia más emparentada con la comedia negra que, sin alejarse de sus violentas constantes, parece mas interesado en explorar complejos recovecos y mecanismos de la mente como las meta narrativas o la diágesis, jugando en el camino con la delgada línea entre ficción y realidad y situando en el medio al proceso creativo. McDonagh así, sin alejarse del thriller posmoderno de Ritchie o Tarantino, se atreve a coquetear con las surreales e intelectualoides narrativas de Charlie Kaufman.

eOLsO28El filme parte de una interesante premisa que nos hace pensar en el Adaptation de Spike Jonze (USA, 2002): un escritor alcohólico y en pleno bloqueo creativo (un medido Colin Farrell que permite a más talentosos actores hacer el trabajo cómico) ve su vida derrumbarse ante sus ojos y tras del papel, sobre el que solo puede escribir el título de su próxima novela (Seven Psychopaths precisamente). Su cabeza está llena de ideas interesantes, de historias esbozadas a medio terminar y de buenos propósitos, pero el último empujón para pasar de la idea al papel (del proceso mental a la concretización gráfica) es lo que lo detiene, generando frustración y la subsecuente depresión. Su mejor amigo, un inmaduro y desequilibrado aspirante a actor (un sobreactuado al grado de la caricaturización Sam Rockwell, que curiosamente, y por el buen trabajo del guión, termina por generar empatía), trata de ayudarlo por todos los medios, al tiempo que para subsistir secuestra perros con un tranquilo y religioso sexagenario (Christopher Walken). Un buen día roban un perro que pertenece a un peligroso y sanguinario capo de la mafia (esplédido Woody Harrelson) desatando una violenta persecución que servirá como detonante para la historia del escritor.

McDonagh ingeniosamente se vale de una narrativa paralela que funge como meta narrativa: por un lado la historia del escritor involucrado en un crimen que no debe ni teme, por el otro la historia que escribe a la par y con la que comparte personajes y elementos, al grado de parecer que las dos historias son una misma. Apoyando a esta compleja narración, y a los protagonistas antes descritos, se encuentran una multitud de personajes secundarios y terciarios que generan nuevas situaciones y complican las ya existentes, regalándonos grandes momentos (en especial los que son a cargo de Harry Dean Stanton y de Tom Waits quien además de excelente cantante es un gran actor, encarnando a un bipolar sociópata con una peculiar ética e inseparable de un conejo que perteneciera ni mas ni menos que al asesino del Zodiaco). Así la demencial historia nos encanta y nos confunde por igual, apoyándose en una cuidada propuesta estética a cargo de Ben Davis, quien nos prodiga de preciosistas encuadres con saturación de grano, colores deslavados y juegos de luz natural. También vale la pena destacar las banda sonora, a cargo de Carter Burwell, que lo mismo nos remite al Paris, Texas de Wim Wenders (Alemania-USA, 1984), que nos regala joyas del sonido americana (Hank Williams, Townes van Zandt) o del rock/blues alternativo (The Walkmen).

O7adR9u

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s