77

exercices spirituels

“Petite anatomie de l’image” (2009)

Petite Anatomie de L’image / Olivier Smolders / Bélgica / 2009

Acercarse al trabajo del belga Olivier Smolders no es tarea fácil. Primero por que su exhibición ha sido destinada a galerías y a oscuros festivales de arte, situación que lo ha alejado de los círculos cinematográficos comerciales y lo ha emparentado al trabajo de gente como Philippe Grandrieux, Matthew Barney, Guy Maddin o Steve McQueen; segundo por su poco prolífico quehacer fílmico (una docena de cortometrajes en casi treinta años y solamente un largometraje); y por último la complejidad (y agresividad) de las imágenes que muestra acompañadas por una más compleja (y a veces inexistente) narrativa. Es pertinente tomar en cuenta que no limita su trabajo al plano cinematográfico ya que cuanta con varias publicaciones, ensayos (tanto escritos como visuales) y varios años impartiendo cátedra.

De formación filólogo (Licenciado en Filología Romana en la Universidad Católica de Lovaina), con estudios de historia, antropología, filosofía y realización en medios, sus trabajos han levantado ámpulas principalmente por su desparpajado contenido: perturbadores, perversos e inquietantes testimonios de fábulas amorales, con textos poéticos que huelen al surrealismo, a Kafka, a Sade, a de Nerval, a Mallarmé y a Santa Teresa de Ávila; con músicas que duelen por su pertinencia o calan por su ausencia, con visuales de aire hiperrealista que rayan en lo documental pero que al mismo tiempo sufren una indiferencia clínica, con secuencias fragmentadas que atentan contra la cordura y nos hunden en los pantanos de su pensar.

Mort à Vignole, 1998

Mort à Vignole / Olivier Smolders / Bélgica / 1998

El trabajo de Smolders es frecuentemente comparado con las obras de David Lynch, Peter Greenaway, y David Cronemberg, con la diferencia que el belga (aunque compartiendo no pocos guiños formales, temáticos y visuales con los anteriores), se aleja en planteamientos, intenciones y resultados: no busca perderse en las marañas absurdas del inconsciente como el primero, no se regocija en el despampanante barroquismo visual (plagado de referencias) del segundo y visualiza de una forma totalmente diferente a la corporeidad/mutacionismo del tercero. En su primer corto (Neuvaine, 1984) se toca el tema de la añoranza, de la mano de un escritor que, de forma surrealista, busca su imaginación perdida, retratado en un pulcro blanco y negro que no niega su gusto expresionista. Para su tercer obra, Adoration (1987), Smolders, que gradualmente fue complicando su temática y perversión, se asoma a la nota roja y recrea el asesinato, con posterior mutilación y rito caníbal, de una hermosa joven holandesa a manos de un compañero oriental, sin prudencia alguna, el gore se hace presente mezclando explicitud con poesía.

De aquí en adelante su obra no pide perdón y no da explicaciones, el gore se mezcla con la locura, la realidad con la ficción, las paranoias con las perversiones y las fobias con las obsesiones. En Point de Fuite (1988) mezcla pedagogía con surrealismo, en L’amateur (1997) se da vuelo con la desnudez de la mano de un hombre que goza en olfatear la natural belleza femenina, en Seuls (1989) retrata durante 12 minutos a varios niños en una institución psiquiátrica (los sujetos son reales lo cual resulta mas perturbador y efectivo), y en Images Amoureuses, Images de Mort (2003) se da vuelo escudriñando retratos de hombre y mujeres desconocidos al ritmo de una omnipresente poesía.

Adoration, 1987

 Adoration / Olivier Smolders / Bélgica / 1987

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s