72

h e l l

Valhalla Rising 02

Valhalla Rising / Nicolas Winding Refn / Inglaterra / 2009

Con el resurgimiento del cine épico, mitológico y derivados aparecieron varias cintas sustentadas por historias vertiginosas salpicadas de acción y aventura, con heroicos protagonistas y derroche de tecnología. Entre estos productos, en su mayoría de origen norteamericano, empezó a llamar la atención un filme de producción inglesa y manufactura danesa. Valhalla Rising contaba con las credenciales correctas para ser aceptada por las masas: una historia épica inspirada en la mitologia nórdica (tan rica y fantasiosa como la griega o romana pero menos difundida); un joven y talentoso director con un catálogo de excelentes cintas de acción bajo el brazo (la trilogía Pusher, 1996, 2004 y 2005; y Bronson, 2008); y un intrigante y violento trailer que alimentaba la expectativa.

Curiosamente la tramposa campaña publicitaria y la expectación causada en el público poco tendrían que ver con el producto final. El filme si incluye secuencias de acción hiperviolentas incluso rayando en el gore, si presenta una historia de tintes mitológicos y si se da el lujo de mezclar el rigor histórico con descabelladas (o tal vez no tanto) hipótesis; pero su ritmo, desarrollo, actuaciones y alcances poco tendrían que ver con el rutilante blockbuster y mucho con el lirismo, la espiritualidad y complejos cuestionamientos filosóficos y existenciales.

Valhalla Rising 01.jpg

La narrativa y el montaje tampoco nos facilitarían el trabajo. Winding Refn estructura la historia, de forma lineal pero fragmentada, en seis capítulos, cada uno con un enigmático nombre que de cierta manera describe la acción, los acontecimientos, la progresión o el mood: Wrath, Silent Warrior, Men of God, The Holy Land, Hell y The Sacrifice. Además (por si lo anterior fuera poco) intercala flashbacks (¿sueños, premoniciones, alucinaciones?) que incrementan la tensión narrativa y enrarecen el entorno. Utilizando la atmósfera como personaje principal, filma exclusivamente en exteriores (bosques, lagos, mares, montañas), sacando el máximo provecho de la cámara digital de alta resolución (se vale de planos abiertos, principalmente de paisajes, que aportan un aire poético y contemplativo). Morten Søborg fotógrafo de cabecera de Winding Refn mezcla eficazmente el recurso de la cámara al hombro (que prácticamente persigue a los personajes) con el mood antes mencionado y con desconcertantes efectos cromáticos para acentuar ese aire de sueño/misticismo/pesadilla. La cinta se aleja así de los convencionalismos del cine épico y se ubica a la par de cintas naturalistas y metafísicas como The New World (Terrence Malick, USA, 2005) o Aguirre: The Wrath of God (Werner Herzog, Alemania, 1972).

La historia es simple (tal vez demasiado aún tomando el cuenta el visual y prácticamente carente de diálogos estilo del director): un guerrero nórdico apodado One Eye (un siempre cumplidor Mads Mikkelsen) es tomado prisionero en los highlands escoceses. Encadenado y obligado a participar en combates a muerte, pasa las horas peleando o sufriendo unas extrañas alucinaciones (tal vez premoniciones). Un buen día decide escapar no sin antes victimizar a sus captores. El único sobreviviente es un niño con el cual establece un vínculo especial, cuasi telepático, que servirá de voz y guía para el salvaje individuo. En su vagar se encuentran a un grupo de cristianos ingleses que quieren ir a Jerusalem (tierra santa) en una especie de cruzada y decide unirseles. La niebla, el hambre y la desesperación los llevarán a errar el camino para quedar varados en un selvático paisaje rodeado de salvajes que se asemeja mucho más al infierno que al paraíso que tanto anhelaban.  

La cinta transita de forma inteligente e ingeniosa por la crítica social, por la ignorancia y barbarie propiciada por el fanatismo religioso, por las leyendas nórdicas y británicas, por la historia y geografía universal, y por una gran fatalidad existencialista. Para finalizar, Valhalla Rising nos hace recordar de cierta manera al 2001: A Space Odyssey (Stanley Kubrick, 1968), tanto por ser filmes audiovisuales impactantes, filosóficos y meditativos, como por tener interesantes posturas sobre el género humano; pero mientras la obra maestra Kubrickiana da esperanza y tiende a la evolución, el filme de Winding Refn solo ve caos y destrucción destilando pesimismo.

Valhalla Rising 03

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s