65

b a y o u

1354998194_2

Beasts of the Southern Wild / Benh Zeitlin / USA / 2012

Además de un modesto filme prácticamente salido de la nada (fué producido, dirigido y actuado por desconocidos con una puesta en escena diferente y propositiva), Beasts of the Southern Wild es una celebración de la tradición americana (cual post moderno relato de Mark Twain), de la creatividad y del amor por la cinematografía; y una de las grandes sorpresas en el circuito fílmico mundial, acreedora a los principales galardones en festivales como Sundance o Cannes.

Ambientada (hipotéticamente) en los bayous (riachuelos de lenta corriente, casi siempre pantanosos, que se encuentran principalmente en el sureño estado de Lousiana a lo largo del río Mississippi), la cinta narra una realista historia con tintes fantasiosos que convierte en personaje a estos lugares proclives a los asentamientos humanos irregulares (incluso riesgosos), a la tradición cajun, la música blues y las inclemencias del clima.

1354998194_3

En un lugar apodado “the Bathtub” habitado por pintorescos personajes aficionados a la bebida, a la fiesta, y la vida casi salvaje (rudimentaria en demasía), viven Hushpuppy, una simpática, extrovertida, decidida y terca niña de seis años (quien además hace las veces de narradora del relato con una omnipresente voz en off que da cuenta tanto de la acción como de reflexiones y fantasías propias de un infante de su edad) y Wink, su eternamente malhumorado y agresivo padre, que divide su vida entre un obvio alcoholismo y diversas tareas básicas de supervivencia. Así, entre leyendas acerca de la concepción de la niña, el porque no esta la madre con ellos, el porque no deben de abandonar nunca su terruño a pesar de estar a merced del clima o el porque de la crónica y degenerativa enfermedad del padre; observamos las dinámicas del día a día entre los dos peculiares y opuestos personajes: la forma de cocinar, las interacciones imaginarias de la hija con la madre, el alimentar a los animales domésticos o el guarecerse de una devastadora tormenta.

Zeitlin tiene un acercamiento provechoso a la historia: filma en un dinámico 16mm con una nerviosa cámara al hombro que no descansa en los noventa minutos del filme, juega con la iluminación natural y con la granulosidad del formato, explota al máximo los impactantes escenarios naturales de una geografía proclive a las inundaciones, y visita de paso problemas latentes del vecino país del norte como los asentamientos irregulares, el apego a las tradiciones, o el choque modernidad / pasado de las comunidades marginales.

Pero el mayor acierto del filme radica en su casting (todos actores amateurs, en su mayoría habitantes de la región), especialmente de la pequeña Hushpuppy, una maravillosa Quvenzhané Wallis, que con solo seis años de edad, se roba cada cuadro en que aparece y que imprime un carácter de hiperrealidad al filme, haciéndonos dudar que presenciamos una ficción, e involucrandonos directamente en la historia de esta pequeña guerrera que no titubea en tomar valientes decisiones ante los fuertes obstáculos que la vida le presenta. Las escenas en que Hushpuppy corre entre la profusa vegetación o entre fuegos artificiales con unas innolvidables músicas de fondo (tambien cortesía del talentoso Zeitlin) la convierten no solo en una de las mejores cintas del año, sino de las ultimas décadas.

beasts

Advertisements

One thought on “65

  1. Pingback: 66 | de.arquitecturas.imposibles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s