61

l’amour fou

Blue Valentine / Derek Cianfrance / USA / 2010

El matrimonio visto como una terrible cárcel, un fatalista destino al que nos ata una cruel y manipuladora sociedad que no permite (fácilmente) escoger otro destino, y un último recurso para evitar la soledad, es el punto de partida para el segundo trabajo de Derek Cianfrance, norteamericano curtido en teleseries y documentales, con un interesante primer filme (que debido a su modesto presupuesto y manufactura independiente no ha sido difundido ni distribuido internacionalmente) y que se perfila como un director a tomar en cuenta en el futuro.

Blue Valentine presenta dos líneas temporales: el ayer, en el cual dos almas al parecer no tan gemelas se encuentran, se identifican, se someten al proceso del cortejo y se enamoran; y el hoy, cuando la belleza se acaba, los defectos afloran, el dinero falta (así como las ilusiones y las expectativas) y el hastío y la apatía se convierten en odio y rencor. En primera instancia podemos pensar en 5×2 (François Ozon, Francia, 2005), filme en el cual el otrora enfant terrible del cine francés narra la debacle de un matrimonio clasemediero, mediante cinco episodios clave en su relación, narrados de adelante para atrás. La diferencia es que donde Ozon busca denzura, Cianfrance frescura, y mientras el primero tiene un enfoque Brechtiano con enfásis en matices psicológicos, el segundo apuesta por la naturalidad, el hiperrealismo, la improvisación basada en la química entre los actores y la compenetración en sus caracteres (a la Mike Leigh).

La historia se estructura alrededor de dos personajes principales: Dean y Cindy. Dean es un soñador e irresponsable joven, que aunque encantador y lleno de virtudes (es músico, pintor, bien parecido, buen interlocutor) prefiere vivir el presente y tener el mínimo de preocupaciones. Cindy es una adolescente que sueña con ir a la Universidad, anhela el american dream, y vive pensando en el futuro, el cual es truncado cuando se embaraza de un violento y desequilibrado novio. Estos dos peculiares caracteres se encuentran y en la diversidad encuentran la empatía, y en sus marcadas diferencias el (supuesto) amor verdadero.

Pasan cinco años y las virtudes, ahora convertidas en defectos, los vuelven un flojo y alcoholizado pintor de casas (que aunque irresponsable se ha tornado un buen padre) y una enfermera en ascenso, mas preocupada por la economía y superación personal que en consolidar su familia.

Blue Valentine se convierte así en un ensayo visual sobre la disolución del núcleo familiar y sobre la futilidad del matrimonio, con una visión pesimista (tal vez solo vista con el citado Ozon, con Woody Allen o con la genial teleserie Scenes from a Marriage (Ingmar Bergman, Suecia, 1973). Las virtudes de la cinta de Cianfrance no son pocas, formalmente podemos destacar su elegante y sofisticada fotografía que embellece el desolador panorama y la simplicidad de las vidas que presenta, la banda sonora (a cargo de la banda Grizzly Bear), el acertado montaje y ritmo de la cinta. Pero tal vez lo mejor sean sus protagonistas, un Ryan Gosling y una Michelle Williams completamente transformados en sus personajes, dando una credibilidad y una frescura a sus diálogos e interacciones producto de la improvisación y el talento de dos virtuosos actores en pleno ascenso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s