44

s u p e r f i c i a l

Shallow Grave / Danny Boyle / UK / 1994

El inglés Danny Boyle es de los pocos directores de cine que se pueden jactar de haber navegado por un gran número de géneros cinematográficos con gozosos resultados y sin aparentes tropiezos. En poco menos de veinte años de carrera y una decena de filmes ha experimentado con el thriller hitchcockiano (Shallow Grave, 1994), la comedia romántica (A Life Less Ordinary, 1997), la fábula infantil (Millions, 2004), el horror zombie (28 Days Later, 2002), el biopic (127 Hours, 2010) y hasta el bollywood más turístico (Slumdog Millionaire, 2008), siendo hasta la fecha su obra maestra aquella inolvidable adaptación de una novela de Irving Welsh llamada Trainspotting (1996).

Sin embargo y a pesar de sus atinadas elecciones temáticas, sus inolvidables soundtracks (a medio camino del britpop mas caprichoso y la electrónica más clubber), su vertiginosa edición y su académica manufactura me sigo sintiendo atraído por ese primer filme de su carrera, una modesta obra de apretado presupuesto, respetuosa de los cánones del género (thriller), con un mordaz sentido del humor (muy inglés) y una historia in crescendo que no tiene la mínima complacencia para el espectador.

Shallow Grave fue filmada en 1994, en escenarios reales de Glasgow, Escocia, durante un mes y con un muy limitado presupuesto. Presenta la historia de tres jóvenes clasemedieros que comparten un atractivo departamento en la capital escocesa. Un buen día deciden que el espacio es muy grande para solo tres individuos y que unos dineros extras no vendrían mal, así que hacen una especie de casting para encontrar un nuevo roomate. Así lo que empieza como una buddy movie, con tintes cómicos se empieza a complicar con un ingenioso McGuffin: la muerte del nuevo roomate y el misterioso contenido de sus pertenencias. Boyle eficazmente nos va llevando por los caminos de la ambición hasta llegar a la demencia y observamos como los personajes se transforman ante nuestros ojos: el inmaduro y ególatra resulta el más cuerdo y centrado, la madura e inteligente la mas traicionera y astuta, y el más serio y débil se convierte en un loco psicopático. Traiciones, engaños, paranoia, vueltas de tuerca, y crimen, todo dentro del departamento en cuestión, incrementando la sensación de opresión, encierro y claustrofobia. Se ve que Boyle hizo la tarea y no solamente adopta las convenciones del género sino las utiliza a su beneficio.

Shallow Grave se presenta como un ejercicio de género pero a la vez innovador, utiliza con atino un negro y ácido humor, las vueltas de tuerca típicas del thriller, el suspenso e incluso el horror, pero lo más atractivo son sus personajes y el hecho, de que no hay un villano absoluto, sino un trío de individuos con los cuales empatizamos en un momento y los aborrecemos en otro. La fábula de los amigos convertidos en peores enemigos y la máxima de que “el peor enemigo del hombre es el hombre mismo” es llevada hasta sus últimas consecuencias redondeando así una mas que redonda producción.

Hitchcock estaria orgulloso….

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s