37

e l  d e s e o

La Piel que Habito / Pedro Almodóvar / España / 2011

La dieciochoava incursión en el cine del polémico auteur español Pedro Almodóvar ha dividido opiniones. Pasó sin pena ni  gloria por diversos festivales, tuvo una tibia (sino es que fría) acogida por el público español y decepcionó a todos esos advenedizos a su filmografía, presentes a partir de la madura Todo Sobre mi Madre, que esperan (y exigen) complejos y sofisticados dramas que compaginen magistralmente el elegante diseño de arte con la profundidad y desarrollo dramático de sus protagonistas. Para los que se han dado el tiempo de visitar el grueso de la obra del español o a los que lo han seguido fielmente desde los albores de su carrera tal vez este su último filme resulte coherente, lógico e incluso necesario. Me explico. Almodóvar surge con la movida madrileña de principios de los ochenta. Movimiento de contracultura que bebió tanto del punk como de la explosión gay y la opresión política. Así, resulta lógico que sus primeras incursiones al cine se presentaran como comedias de negro humor, salpicadas de fuerte crítica política y social, un ojo clínico para desenmarañar la psique femenina y una estética desenfadada a medio camino del Vogue de revista y el kitsch callejero. Es en esta etapa cuando surgen las constantes que el manchego mantendrá en la mayoría de sus obras tanto en lo visual como en lo argumental. Sería hasta después de mediados de los ochenta cuando de la mano de Antonio Banderas incursiona en el thriller (Matador, 1985), mezclando las influencias de sus maestros (Federico Fellini, Alfred Hitchcock, Luis Buñuel, Douglas Sirk) con el pulp mas guarro. A partir de este momento sus filmes oscilarían entre desvergonzados y cuasi surrealistas estudios femeninos disfrazados de comedia y desgarradores y polémicos estudios femeninos disfrazados de thriller. Su cine se presenta ya abiertamente homosexual, despreocupado y libre, sofisticado y plástico (de plasticidad esto es). Es hasta 1999 con Todo Sobre mi Madre cuando de la mano de la madurez creativa, técnica y física, logra la que se convertiría en un parteaguas de su estilo y en un hito de su filmografía.

Después vendría lo inevitable, al momento de sentar un precedente su obra sería juzgada por una vara más alta. Cada una de sus películas se esperaría con devoción y los festivales más importantes se pelearían por su participación. Pero al mismo tiempo el rebelde Almodóvar se adormecería, y aunque siempre provocador, la seriedad permearía su obra y se visualizaría más distante el lúdico afán de sus obras tempranas. Restarían dos caminos a tomar: esforzarse en la cada vez mas inútil y desgastaste tarea de mejorar filme tras filme supeditándose a las criticas y comparaciones o dar un respiro y relajarse con mas experimentación y menos sustancia.

La Piel que Habito es una creatura totalmente diferente a la de sus últimos filmes. Para tender relaciones argumentales o estéticas nos tendríamos que remontar al cine que realizó a finales de los ochenta y principios de los noventa. Es una obra con un afán más lúdico, más experimental, menos pulcro y más desenfadado. No es su mejor película ni se preocupa por que llegue a serlo. Es un Almodóvar divirtiéndose pues. Aquí los personajes no son tan profundos o entrañables, la historia llega a ser confusa, con vueltas de tuerca a veces forzadas y situaciones metidas con calzador. Pero también se siente fresca, interesante, propositiva, con un Antonio Banderas en plena forma dando vida a un personaje que rara vez lo hemos visto desempeñar (un atormentado y psicótico Dr. Frankenstein obsesionado con la experimentación genética, la venganza y el amor). Almodóvar incursiona por primera vez en el cine de horror, muy influenciado por el Les Yeux Sans Visage (Georges Franju, 1960) y por su venerado Hitchcock mezclando la intriga sexual con el expresionismo visual y los convencionalismos del género, el resultado es provechoso. Estamos aquí ante un efectivo thriller de venganza que transita entre el terror, el suspenso, y el drama de conflicto de identidad. Tal parece que tenemos Almodóvar para rato.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s