20

L’enfant terrible #3

Antichrist / Lars Von Trier / Dinamarca / 2009

Mucho se ha dicho del danés Lars Von Trier (Copenhagen, 1956) que si es un misógino, egocéntrico, pretensioso, manipulador, enfermo, mentiroso y muchas más, pues sí, tal vez si lo sea, tal vez este hombre que se dice criado por hippies en la libertad total y poseedor de una impresionante colección de manías y fobias (alguna vez dijo que “tenía miedo de todo en la vida excepto de filmar películas”), y autonombrado el mejor director de cine del mundo, sea todo lo anterior, y más, pero al mismo tiempo es un buen director, un gran director y un mejor provocador. Si algo sabe hacer es atraparnos en su mundo, en su visión filmica. Lo amas o lo odias pero difícilmente te deja indiferente. Desde sus primeros filmes (la llamada trilogía Europa) mostró un estilo diferente e innovador. Los tres filmes comprendidos muestran una destreza técnica bastante apreciable (e innovadora), una narrativa compleja y esbozaban ya muchas de las constantes de su obra posterior. Después de estos filmes, y un exitoso paso por la televisión, Von Trier sufre unos reveses personales que lo hacen cambiar de rumbo tanto en su vida como en su estilo cinematográfico, y crea junto con su paisano y colega Thomas Vinterberg el movimiento Dogme 95, ese experimento formal caracterizado por una “búsqueda de la pureza perdida en el cine” inspirado por los escritos de François Truffaut en su paso por Cahiers du Cinema, y que se presentaba como una de las propuestas más anti-Hollywood jamás antes vistas. Von Trier así, pasa de la complejidad técnica al minimalismo casi amateur para regresar con una película (supuestamente musical) que de forma tramposa (y como una tomada de pelo más hacia la audiencia) nos hace creer que conserva y respeta la ideología Dogme 95 al mismo tiempo que viola todas sus reglas. Dancer in the Dark se convertiría así en su consagración y película más exitosa, que lo llevaría a realizar un triptico más, esta vez inconcluso (aún), de ataque/crítica anti-norteamericano (trilogía USA – Land of Opportunities de la cuál solo se han realizado a la fecha Dogville y Manderlay). Y va de nuevo, ahora de regreso… después de la austeridad de los últimos filmes (y de experimentar técnicas que van de la complejidad del Automavision en Boss of it All a la especie de teatro Beckettiano de la trilogía USA) regresa a la complejidad de sus primeros filmes con Antichrist, que exhibida por vez primera en la edición del festival de Cannes de 2009, causara no solo conmoción sino incluso ira de parte de no pocos sectores de la crítica y la prensa.

Antichrist se muestra polémica desde el título, desde su estilizada puesta en escena y desde sus desgarradoras (y cabe mencionar, impecables) actuaciones. Es una película compleja, difícil, pocas veces se había mostrado el dolor de una forma tan desgarradora y cruel. Von Trier es muy cruel con sus personajes, especialmente los femeninos. La cinta cuenta con no pocos momentos de shock por los cuales ha causado tanta polémica, y sí son terribles, pero no distractores, y a mí gusto, no están de más, sino redondean la pesadilla. Se hablaba de una cinta de horror, y que más horror que el de nosotros mismos, el que tenemos dentro y nos va carcomiendo….Tal vez lo que más incomoda no sea lo perturbador y lo provocador de las imágenes sino el hecho, y aprovecho para citar a Thomas Hobbes, que “el hombre es el lobo del hombre”, y con falda dá más miedo.

Advertisements

One thought on “20

  1. Pingback: 31 | de.arquitecturas.imposibles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s