11

Cinema de Paciencia #1Bella Tarr / Werckmeister Harmonies / Hungría / 2000

Hasta hace pocos años el director húngaro Bela Tarr era un completo desconocido con un modesto pero mítico estatus en la escena internacional. Relativamente poca gente había visto su drama de más de siete horas de duración “Satantango” (1994), y su nombre se estaba dando a conocer gracias a un par de críticos que lo alababan y lo categorizaban como el heraldo de una nueva cultura fílmica.

Aún ahora que sus filmes han tenido una proyección internacional y han gozado de mayor distribución, la reputación de Tarr permanece cuasi-legendaria. Esto en parte debido a su creencia en un estilo cinematográfico basado en la paciencia y la severidad, en economía de diálogos y larguísimas secuencias, que en muchos casos recordarían a su paisano Miklos Jancso. En parte también por el efecto que sus filmes causan en el espectador: Gus Van Sant, por citar un ejemplo, pareció tener una conversión Damascena al descubrir a Tarr, lo que marcó gran parte de su última obra, en especial su minimalista e hipnótica “Gerry”.

Los filmes de Tarr desde 1987, en colaboración con el escritor/novelista Laszlo Krasznahorkai (ahora su guionista de cabecera), pueden resultar demandantes y retadores gracias a sus duraciones extremas, ya que carecen de una narrativa tradicional o de un romanticismo solemne. Werckmeister Harmonies basada en la novela “The Melancholy of Resistance” de Krasznahorkai es el primer film verdaderamente gótico de Tarr, introduciendo el elemento de lo fantástico, incluso lo sobrenatural. Aún así no hay un ilusionismo sorprendente al mostrar a la fabulosa ballena del circo visitante (un guiño al rinoceronte de “And The Ship Sails On” de Fellini), o al representar al aparentemente satánico “Príncipe” con una simple sombra en la pared.

Presentanda como una historia de horror metafísica, Werckemeister Harmonies, nos recuerda en sus atmósferas al trabajo de David Lynch y podría ser la obra definitiva que transporte el trabajo de Tarr a las audiencias de cine de culto. El hermético mundo que se nos presenta, es misterioso, a pesar de estar ubicado (y fotografiado) en un mundano naturalismo (las primeras películas de Tarr que representaban dramas de la vida real, harían parecen barroco el cine de los Hermanos Dardenne).

En la escena inicial de la película, Valuska, el personaje principal, trata de explicar el cosmos a sus ebrios compañeros del bar: “all i ask is that you step with me into the bottomlessness”, y eso es escencialmente lo que el director pide la espectador. Bela Tarr presenta las enigmáticas preocupaciones harmónicas que aluden al título como un filme rico en movimiento, escazo en diálogos. Valora la condición del silencio y crea una inescrutable y sorprendente pesadilla.

Libre traducción de un ensayo de Johathan Rommey, para la revista Sigth & Sound, abril de 2003

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s