8

R O N I N

Carlos Reygadas / Japón / México / 2002

El cine mexicano contemporáneo ha tenido un repunte desde hace apróximadamente dos décadas, después de haber estado sumido en una penosa y lastimera racha. Así, se etiquetó primero como el “nuevo cine mexicano” del cuál  surgieron películas en su mayoría de carácter nacionalista, de estética realista en lo formal (de realidad nacional eso sí, mucho mejor si mostraban con sórdidez los detalles de ésta) que buscaban retomar este cine de autor, que para ser sinceros ya tenía décadas de haber muerto en México. Cineastas como Jorge FonsArturo Ripstein o Jaime Humberto Hermosillo realizaron películas que poco a poco empezaron a meter a nuestro país en la jugada festivalera internacional. Ya para finales del siglo pasado y reposando en sus supuestas glorias, nuestro cine necesitaba una reinvención que llegaría de la mano de Alejandro González Iñárritu y sus Amores Perros, película que se podría considerar el inicio del cine posmoderno mexicano (si es válido utilizar este término) que contaba con una puesta en escena espectacular, una banda sonora populachera y una estética que le debía más a los filmes pulp de Tarantino que a las propuestas de bajo presupuesto (y en algunos casos de baja calidad técnica) de sus paisanos. De esta forma Iñárritu logró poner a México en el panorama mundial y junto con otro par de eficaces directores, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, se convirtieron en celebridades y hasta fueron apodados (de forma también muy turística, por que no) los “tres amigos”. Dentro de este resurgimiento del cine mexicano apareció por allá del 2002 una película que pasó sin pena ni gloria por la cartelera local, dirigida por un jóven desconocido, que contaba con una modesta producción pero en cambio no modestas intenciones. Japón del debutante Carlos Reygadas (México 1972) fué un filme diferente, no solamente a la producción nacional de ese año sino a lo que se había producido hasta ese entonces en nuestro país. Contemplativa, con largos planos fijos, colores deslavados e iluminación natural, y una ecléctica pero elegante banda sonora (desde Johann Sebastian Bach hasta Arvo Pärt) el trabajo de Reygadas era todo menos convencional. De repente nos recordaba a Andrei Tarkovski, con este lirismo visual que tocaba lo espiritual, de repente a Robert Bresson en su puesta en escena, sus encuadres, su meditativa pasividad, sus secretos, por allá también a Bruno Dumont, gran heredero de la tradicion bressoniana que aunque siendo contemporáneo de Reygadas, comparte no pocas similitudes tanto estilísticas como temáticas.

Todo inicia con la dolorosa (incluso en su paso) travesía de un hombre hasta su muerte. Nunca sabemos el porque de esta búsqueda por el idóneo lugar para matarse, ni siquiera se nos ofrecen pistas o rememberaciones de su pasado. Aludiendo a la tradición nipona (cuando el samurai, consagrado en cuerpo y alma al servicio del amo, sufre la pérdida de este, queda sin razón alguna para existir y se convierte en un ronin, un ente errante que tránsita de un lado a otro hasta que encuentra su fin) y con un grupo de actores amateursReygadas se da a la tarea de documentar este viaje, que más que a la muerte se dirige a la vida y más que a la perdición a la salvación. El filme se convierte en un pretexto para la reflexión, la meditación; que apoyándose en una geométrica horizontalidad (impactantes tomas abiertas de 360° que parecen no dejar nada oculto) despliega una aventura existencial que culmina de forma imposible y por que no demencial, en un complejísmo plano secuencia que da cuenta del poético final de la historia.

Advertisements

One thought on “8

  1. Pingback: de.arquitecturas.imposibles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s